Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Prestación de servicios y suministro de bienes sin mediar relación contractual. Aplicación de la sentencia de unificación (Actio in rem verso).
By: System Administrator on jueves, julio 2

Prestación de servicios y suministro de bienes sin mediar relación contractual. Se confirma sentencia de condena. Hechos ocurridos antes de la sentencia de unificación sobre actio in rem verso (2012).

El Consejo de Estado confirmó la sentencia que declaró que la Nación y otras entidades enriquecieron su patrimonio sin justa causa y en detrimento del patrimonio del contratista.

Indicó la Sala que las pruebas documentales allegadas al proceso acreditaron que efectivamente la sociedad demandante prestó servicios de reparación y mantenimiento de vehículos a la entidad demandada y este hecho no fue controvertido por dicha entidad; tampoco hay discusión sobre el hecho de que las partes no celebraron previamente un contrato escrito que sirviera de base para la prestación y pago de tales servicios.

La entidad demandada solicitó revocar la sentencia con fundamento en la sentencia de unificación proferida el 19 de noviembre de 2012[1] “en la cual se estableció que quien ejecutaba prestaciones a favor de una entidad pública sin la celebración de un contrato no podía, por regla general, reclamar su pago alegando haber sufrido un enriquecimiento sin causa; que tal pretensión solo procedía en los casos excepcionales señalados en el fallo;  y que al no existir un contrato que la fundara, tal petición debía formularse por la vía de la acción de reparación directa”.

“La Sala, siguiendo lo dispuesto en la citada sentencia, reitera que los particulares no pueden reclamar de la Administración el pago de servicios prestados sin la suscripción previa de un contrato que cuente con el respaldo presupuestal correspondiente y que, en caso de hacerlo, el no pago de tales servicios se entiende atribuido a su propia culpa, puesto que las normas legales no solo deben ser conocidas y aplicadas por la entidad sino también por el particular que obra de esta forma.

No obstante lo anterior, la Sala confirmó la decisión de primera instancia en la cual se ordena el pago de los servicios prestados porque la sentencia de unificación en la que se establece la regla conforme con la cual no es procedente formular una acción contractual e invocar el enriquecimiento sin causa, fue proferida mucho después de que ocurrieran los hechos objeto del presente proceso, que se refieren a la prestación de servicios en el lapso comprendido entre el 1° de agosto de 2003 y enero 13 de 2004”. “La Sala estima que no puede exigírsele a la sociedad demandante un comportamiento conforme con una posición jurisprudencial que no corresponde a la vigente cuando ésta prestó los servicios a la entidad demandada”.

Para tal momento era plausible considerar que esta era una manera de reclamar el pago de los servicios prestados de esta forma, si se tiene en cuenta que la Ley 80 de 1993, al regular los efectos de un contrato nulo prevé en su artículo 48 (…).

La jurisprudencia del Consejo de Estado a partir del año 2014 ha precisado que con base en esta disposición no era procedente que un particular reclamara el pago de prestaciones ejecutadas sin que previamente se hubiese celebrado un contrato válido (…)”.

Adicionalmente, es claro que el planteamiento de la jurisprudencia de unificación se fundamenta en la evidencia de un comportamiento de mala fe por parte de quien presta el servicio, y admite el reconocimiento del enriquecimiento en eventos en los cuales es la entidad la que ha determinado o impuesto la prestación del servicio aprovechando su especial condición de superioridad.  En el presente caso, de ninguna manera aparece demostrado que la parte actora o sus representantes hubiesen obrado con la expresa finalidad de desconocer una norma legal vigente.  Lo que está demostrado es que ante un requerimiento de la Policía Nacional prestó satisfactoriamente un servicio que era necesario para la atención de las funciones de dicha entidad y nunca recibió objeción alguna frente al procedimiento cumplido para la realización de las labores, la determinación de su valor y el acuerdo de la entidad en todos estos aspectos.

Así las cosas, las pruebas obrantes en el expediente evidencian que la Policía Nacional solicitó la prestación de servicios a un taller automotriz; que lo hizo mediante órdenes de trabajo y que aceptó las remisiones presentadas en las cuales consta la aceptación del servicio prestado y del valor correspondiente.  Es evidente que en este caso era a la entidad a la que debía exigírsele el cumplimiento de la normativa correspondiente y está demostrado que allí se adelantaron las investigaciones disciplinarias derivadas de su inaplicación.  Ante el recibo de una orden de trabajo por parte de la Policía Nacional y la aceptación sucesiva de las remisiones con los valores correspondientes, no nos encontramos ante los supuestos previstos en la sentencia de unificación para denegar su reconocimiento”.

Advirtió la Sala que precisamente al proceso se allegaron “256 “órdenes de trabajo” las cuales corresponden a los requerimientos suscritos entre los meses de agosto de 2003 y enero de 2004, que demuestran que la entidad pública demandada - Policía Nacional-, realizó solicitudes reiteradas a la sociedad XXXX con el fin de que esta última ejecutara servicios de mantenimiento y suministro de repuestos a los vehículos de dicha institución”.

“En consecuencia, la Sala encuentra que efectivamente está demostrado que la demandante prestó los servicios que le solicitó la entidad demandada, que lo hizo previa solicitud que esta le formulara, que la propia entidad aceptó y recibió dichos servicios y que los valores cobrados por la demandante eran los acordados previamente y aceptados luego del cumplimiento de sus obligaciones.  La propia demandada acepta los anteriores supuestos fácticos y también acepta que no realizó el pago de los servicios prestados por la demandante”.

Prestación de servicios y suministro de bienes sin mediar relación contractual. Aplicación de la sentencia de unificación (Actio in rem verso).

Go Back