Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Responsabilidad contractual del Estado. Ejecución de diseños adecuados de la obra.
By: System Administrator on martes, junio 16

Responsabilidad contractual del Estado. El Consejo de Estado declaró la responsabilidad contractual del Estado por incumplimiento en sus obligaciones, particularmente la de realizar diseños adecuados de la obra.

La demandante planteó en su recurso que la sentencia de primera instancia desconoció el principio de planeación que imponía al Invías la obligación de elaborar los estudios, planos y diseños técnicamente adecuados antes de iniciar el procedimiento de selección y de celebrar el contrato (…).

Sostuvo que el conocimiento que tuvo de los planos, especificaciones y demás documentos de la licitación pública no podía eximir a la entidad contratante de la responsabilidad que le asistía por el incumplimiento del principio de planeación. Lo anterior, toda vez que al proponente no le era exigible corroborar la información suministrada en el procedimiento de selección con el fin establecer su veracidad, sino que simplemente debía entender que se trataba de una información idónea. Igualmente resaltó que el limitado conocimiento que tuvo de los documentos de la licitación pública durante la etapa precontractual, no podría reemplazar el deber de planeación que le era exigible a la entidad contratante”.

Por su parte, el INVIAS alegó que la deficiencia de aquellos debió ser advertida en la etapa precontractual, posición que se adoptó en primera instancia donde se negaron las pretensiones de la demanda.

El Consejo de Estado revocó la sentencia y, en su lugar, declaró el incumplimiento del Invías condenándolo al pago de la indemnización de los perjuicios que por cuenta del mismo fueron irrogados a la sociedad demandante. Lo anterior, indicó el INVIAS, “toda vez que está acreditado dentro del expediente que la entidad contratante incumplió la obligación a su cargo de proporcionar los estudios, planos y diseños técnicamente adecuados para la ejecución de la obra encomendada y, en concepto de la Sala, esta obligación incumplida estaba a cargo del Invías, sin que pueda trasladársele al contratista –en su momento proponente– por el simple hecho de haber conocido, desde ese momento, los documentos que hicieron parte de la licitación pública.

Asimismo está demostrado que el Invías, a pesar de propiciar con su conducta la imposibilidad de ejecutar el objeto contractual, siendo ello reconocido hasta tal punto de aprobar un nuevo diseño para la construcción del puente contratado, no cumplió con la consecuente obligación de modificar el contrato en el sentido de ampliar el plazo, como tampoco con la de aprobar los nuevos precios unitarios o por lo menos evaluarlos oportunamente, como era su deber (…)”.

Como sustento de lo anterior, la Sala tuvo en cuenta los pliegos de condiciones publicados por el INVIAS para la construcción de un puente, en el que se indicaba expresamente que las propuestas deben regirse y estar de acuerdo a los pliegos, los planos para la licitación suministrados y aprobados por el Instituto, entre otros documentos puestos a disposición de los proponentes.

Dicho proceso de licitación se declaró desierto, razón por la que el Instituto procedió a contratar directamente a la empresa demandante estableciendo expresamente en el contrato que “EL CONTRATISTA se obliga a ejecutar para el INSTITUTO por el sistema de precios unitarios, la CONSTRUCCIÓN DEL PUENTE XXX, de acuerdo con las especificaciones suministradas por EL INSTITUTO bajo las condiciones estipuladas en el presente contrato. >> (Subraya y destacado fuera de texto)”

A partir del dictamen pericial, encontró “la Sala que el estudio de suelos no contenía información idónea, suficiente y específica del sitio donde debía construirse la obra, que permitieran adelantarla en condiciones de seguridad y estabilidad. Estas conclusiones deducidas de la prueba pericial no fueron controvertidas por la entidad demandada que, lejos de proponer un debate en torno a la idoneidad de los estudios y diseños, se limitó a reprochar el hecho de que tales deficiencias no hubieren sido advertidas por la demandante en la etapa precontractual, razón por la cual la Sala da por probado el incumplimiento de esta obligación contractual”.

“Al contratista que tuvo conocimiento de los documentos contentivos de los planos y los diseños antes de la celebración del contrato no puede atribuírsele, por esa sola razón y de manera sistemática, la responsabilidad por los defectos de dichos estudios que resulten afectando la ejecución de las obras. Es cierto que el proponente o el contratista en su caso tienen la carga de advertir las deficiencias ostensibles que evidencien la imposibilidad de ejecutar el contrato; pero la demostración de esta circunstancia que puede morigerar la responsabilidad de la contratante es una carga que le incumbe a dicha parte”.

“Frente a este punto, la Sala debe advertir que en el expediente no obran pruebas que permitan afirmar que el entonces proponente hubiere debido advertir, por su carácter ostensible, las deficiencias de los estudios, planos y diseños que fueron suministrados por el Invías en la Licitación Pública XXXX. Lo que está demostrado es que el contratista no conoció el estudio de suelos que fue suministrado por el Invías en la etapa precontractual y de conformidad con lo dispuesto en el numeral 3.111 del pliego de condiciones, dicho estudio debía ser tenido en cuenta para la construcción de la obra, y no para presentar propuesta dentro del trámite precontractual”.

“Así, entonces, teniendo en consideración que el incumplimiento del Invías generó un retraso en la iniciación de las obras y la necesidad de aprobar un nuevo diseño, estima la Sala que la entidad contratante estaba en la obligación de modificar el contrato en el sentido de ampliar el plazo y aprobar los nuevos precios unitarios, o por lo menos evaluarlos oportunamente y no limitarse a adoptar tardíamente la decisión de improbarlos con el argumento de que en el contrato inicial ya se habían pactado, desconociendo lo dicho al suscribir el <<Acta de Compromiso>> en la que convino: “Los nuevos precios unitarios que se necesitan para las obras no previstas en el contrato, se presentarán en forma detallada para el respectivo estudio y aprobación.

Así mismo, se ordenó la indemnización de perjuicios por el incumplimiento de suministro de estudios, planos y diseños técnicamente adecuados.

Finalmente, se ordenó el “reconocimiento del perjuicio asociado a la utilidad que dejó de percibir la contratista por cuenta de la ejecución parcial del contrato. A tal conclusión se arriba en la medida en que está acreditado dentro del expediente que, por cuenta del incumplimiento de la obligación que estaba a cargo del Invías de modificar el contrato, la demandante no pudo concluir la construcción del puente XXX y, por tanto, no percibió en su integridad las utilidades que esperaba”.

En relación con los conceptos de administración e imprevistos “la Sala se abstendrá de reconocer los perjuicios asociados con aquella parte de los conceptos de administración e imprevistos que la demandante dejó de percibir por cuenta de la ejecución parcial del contrato. Al respecto, debe advertir la Sala que dichos conceptos no hacen parte de la ganancia o remuneración que percibe el contratista como contraprestación por la ejecución del objeto contractual. Su inclusión en el contrato está dada con la finalidad de cubrir i) los costos indirectos para la operación del contrato (administración) y ii) los gastos no previstos que se presenten durante la ejecución del contrato –imprevistos–; de manera que se trata de conceptos que no pueden ser reconocidos como perjuicios cuando no se ha llevado a cabo la ejecución integral del contrato”.

Responsabilidad contractual del Estado. El Consejo de Estado declaró la responsabilidad contractual del Estado por incumplimiento en sus obligaciones, particularmente la de realizar estudios. 

Go Back