Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Prórroga automática del contrato estatal. Nulidad de la cláusula de prórroga automática por objeto ilícito.
By: System Administrator on lunes, diciembre 18

Tampoco puede perderse de vista que la necesidad de suscribir prórrogas por escrito, tiene una relación directa e inescindible con la prohibición de prorrogar automáticamente los contratos de la administración pública. Sería discriminatorio que los contratos de las entidades territoriales sí pudieran recurrir a esa práctica, cuando esa prohibición se circunscribe a garantizar la efectividad de los principios de la función administrativa, los cuales son transversales a toda actividad del Estado. Frente a las prórrogas automáticas, la Sala en reciente oportunidad precisó:  Ver sentencia de referencia y sentencia CE. 282.

“La Sala ha recordado que respecto de la posibilidad de prórroga del contrato “la administración deberá definir su conveniencia, bajo criterios de proporcionalidad, que no de arbitrariedad”. Más adelante precisó que lo “contrario supondría el aval para prórrogas automáticas, las cuales pretermiten tales análisis (…). De suerte que son las necesidades que se pretenden satisfacer las llamadas a definir la extensión temporal en que deben cumplirse los contratos”. (Ver sentencia CE. 21)

 

En la misma línea, la Corte Constitucional al declarar inexequibles las expresiones “automáticamente” y “dentro del año siguiente a la prórroga automática, se procederá a la formalización de la concesión” del inciso primero del artículo 36 y del parágrafo de esta misma disposición de la Ley 80 de 1993, precisó:

Con todo, no puede desconocerse que la prórroga de los contratos a los que alude el artículo 36 bajo análisis, puede ser aconsejable para la administración desde el punto de vista técnico y financiero. Por ello, la entidad competente debe contar la posibilidad de evaluar los beneficios que produciría para el Estado y para el interés público la ampliación del término inicial del contrato, sin estar atada a la camisa de fuerza que implica la prórroga automática. De ahí que para la Corte la inconstitucionalidad radica en el carácter automático de la prórroga y no en la prórroga misma que, según se anotó, puede ser una herramienta muy útil en determinados casos. (Ver sentencia C-94)

Igualmente, esta Corporación ha reiterado el anterior entendimiento, en un contrato cuyo término de duración quedó sujeto a una “prórroga automática” por el silencio de ambas partes, al señalar que ese tipo de pactos “sea en vigencia del Decreto Ley 222 de 1983 o en vigencia de la Ley 80 de 1993, resulta[n] abiertamente ilegal[es], en el primer evento, en virtud de la prohibición expresa de que trata el artículo 58 de la norma, en el segundo, por cuanto, además de que en el Estatuto General de la Contratación de la Administración Pública no existe norma alguna que autorice pactar prórrogas automáticas que favorezcan a un determinado contratista, resulta violatorio de los principios generales de libre concurrencia, de igualdad, de imparcialidad, de prevalencia del interés general y de transparencia que rigen todas las actuaciones contractuales de las entidades estatales, principios que se encuentran consignados positivamente tanto en la Constitución Política de 1991 - artículos 1, 2, 13, 209  - como en la Ley 80 de 1993 - artículos 24 y 25” Ver sentencia 30.

Descargue el documento Prórroga automática del contrato estatal. Nulidad de la cláusula de prórroga automática por objeto ilícito. Caducidad de la acción. Multa. Límite temporal para imponerla.

SUSCRIPCIONES Y RENOVACIONES

Go Back